Descripción

Aquí plasmo todo aquello que tengo dentro, todo lo que soy y todas aquellas cosas que no puedo expresar, este blog es un trocito de mi.

16 de febrero de 2012


Hacia un pueblo nos dirigimos,
 sin saber lo que nos esperaba, 
 las muertas calle daban paso a tu alma.

 Un cúmulo de parcas, 
 en el centro se amontonaban,
 con la mirada fija en una sola ventana.

 Con pasos sigilosos,
 nos aproximamos a la venida, 
 de unas almas puras que destruían la mía.

 Armados hasta los dientes, 
 defendíamos a los nuestros, 
 de una muerte segura que enmudecía nuestro aliento.

 En una casa nos refugiamos,
 huyendo de los perros negros, 
 sedientos de sangre que soltaron del infierno.

 Atacaron a una cría,
 su madre la protegía, 
 con el vientre desgarrado hacia un super corrían.

 Preparamos una trampa,
 nos tenían acorralados,
 y en un solo surgir enmudeció su canto. 

 No había escapatoria,
 los secretos renacían, 
 en un mar de sangre que nos sumergía.

 Cerramos los ojos,
 pendientes a nuestro destino,
 y en un suspiro volamos a prados desconocidos.

 En tu muerte me adormezco,
 mientras espero la llegada 
 de la dulce brisa que acaricia tu alma.

 Ya no hay más dolor,
 entre cantos de sirena, 
 duerme mi corazón y mis caricias te esperan.

2 comentarios:

  1. Poesía cargada de amor y noche.. Me gusta tú espacio, me recuerda tanto a una criatura bellísima...

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te guste Penélope. :)Haber si me pongo al día ya que lo he dejado un poco abandonado.

    ResponderEliminar